Sígueme en #Youtube

sábado, 2 de enero de 2010

Milla de Aranda de Duero 2007

25 septiembre de 2007

Aunque la temporada oficialmente no acaba hasta el 31 de octubre, para mi, que ya descansé en agosto y estoy en marcha, más de tres semanas entrenando ya, esta ha sido la primera prueba de la temporada. Piedra de toque, y vaya piedra.

La Milla de Aranda de Duero no es una Milla al uso. Para empezar el pueblo, cuna del mejor millero de España Juan Carlos Higuero, que se vuelca con su "hijo predilecto" y sale a la calle para ver esta prueba. Este año, mientras calentaba, las chicas competían media hora antes, me acerqué un momento al circuito para ver correr a Amaya y Tamara. Pues nada, una muralla humana de 3-4 personas de grosor me impedía, salvo a saltos y de puntillas, ver fugazmente a las chicas pasar. IMPRESIONANTE.

La carrera, abierta la participación y con premios, no sele ser coto cerrado, aquí hay que ganarse el puesto y se suele correr de lo lindo y desde el principio ya que hay premio en la media Milla. Este año elk plantel era de infarto aunque algunos empezando la temporada y otros acabándola, era difícil saber el estado de forma de cada uno. Yo sabía el mio y sabía que para una milla no estaba muy allá con unos cuantos rodajitos y un poco de gimnasio. Si no quería que me saltasen las bielas mejor salir con calma.

Llegó la hora de la salida, pasan lista y somos más de 40 atletas. No puede ser, nos vamos a dar de piños. Con buen criterio se decide hacer dos series... pero claro, no hay marcas, así que por dorsales. Se ajusta un poco la cosa ya que algunos buenos atletas con dorsales altos no se les puso problema para salir en la serie "buena" y a correr. Primero la serie "b" y luego los veintipico de la serie A.

Entre ellos, a parte de Juan Carlos Higuero, contábamos con Arturo Casado, Diego Ruiz, el etíope que cayó con Higuero en las semis de Osaka, un par de marroquies (Kallouche y Mataoui), los hermanos Esteso, Álvaro Jiménez, Rubén Palomeque, el subcampeón de Europa Júnior de 1500 Víctor Corrales, Luis Alberto Marco y un largo etcétera del medio fondo español.

Con esa jauría de lobos de salida me coloco último, pero iba a tope, incluso algo quedado. Algo que no me vino mal porque se montaba el pelotón en las primeras curvas y la gente de detrás del paquete se tenía que parar y arrancar de cero, yo me abría y les pillaba saliendo de la curva sin frenarme demasiado. Así hasta mediada la prueba, ni vi quien pasó la media milla, pero si ví que iba estirada la cosa delante con el etíope e Higuero en cabeza. Yo a lo mio.

Pasada la media milla empiezo a apretar los dientes y paso a la cola del grupo que ya empezaba a petar alguno. La cosa se estira y se corta detrás mía, justo a tiempo, si tardo un poco más en tirar me quedo cortado. En la siguiente curva empieza la última vuelta. la doy y aprieto los dientes, ya me empiezan a cosquillear las piernas, el láctico no perdona pero salgo fuerte y gano unos cuantos puestos. Cuando llego a la última curva pillo a los dos marroquíes, cambiamos y nos vamos a por Arturo Casado que lo teníamos a tiro. Como buen mediofondista no se deja sorprender en la recta final y cambia también para pasar a Palomeque, yo sigo peleándome con Mataoui y casi pillamos a Rubén. Al final 8º y cerca de la cabeza, aunque Higuero me metió 8 segundos, un mundo.

En la entrega de trofeos, subido al escenario los 10 primeros de la prueba masculina, casi no se veía la plaza, todo eran cabezas de arandinos. Mucho ambiente, muy buena organización este año con carpa y todo para dejar las mochilas y una reflexión:

Como bien dijeron en megafonía, a Juan Carlos Higuero le dolería más en su corazón perder en la Milla de Aranda, delante de sus paisanos que le quieren y apoyan, que perder en una final de un Mundial. Así que tengo la solución... el año que viene en Pekín, los Arandinos llenen las gradas con pancartas y ánimos para Higuero, que se sienta en su casa, que se sienta en su Milla y tendremos un Campeón Olímpico.

Resultados completos: http://www.rfea.es/competi/result2007/ruta/oficiales/milla_Aranda.pdf