Sígueme en #Youtube

domingo, 31 de enero de 2010

Fin de semana de Alta Velocidad

24 abril de 2008

Pues sí, este próximo fin de semana será de alta velocidad, y no sólo por las competiciones que me tocan, el sábado por la tarde la primera jornada de la liga de clubes de División de Honor con el PUMA Chapín Jerez en Córdoba, en el estadio del Fontanar, donde nos enfrentamos al equipo local, Diputación de Córdoba, al Nerja Atletismo y al AD Marathon. Para sumar, el domingo por la mañana, en Barcelona, la Milla Gaudí, como su nombre puede indicar, se celebra junto al templo de la Sagrada Familia de Barcelona.

Para el viaje a Córdoba, debido a su proximidad y la posibilidad de utilizar el AVE Madrid-Sevilla, desde el inicio se nos planteó por parte del Club el desplazamiento en AVE en el día, algo menos de dos horas para la ida, llegando a comer, e igual para la vuelta. Las pruebas finalizan sobre las 20h, los relevos, pero con el tema de las tarifas Estrella y Web me he podido sacar con tiempo la vuelta en clase preferente con tarifa reducida a las 22h, así no tengo prisa por ir a la estación después de las pruebas y me ahorro la dieta de la cena cenando en el tren.

En el aspecto competitivo, probablemente me toque correr los 3.000m, aunque no descarto cambios si hay bajas, ya me ha tocado alguna vez, una en el Universidad de Salamanca y otra en el Chapín, hacer el 800m y el 3.000m en la misma Liga. Esta será la primera de las tres jornadas que se disputan de la Liga en la que se disputan cuatro encuentros cuadrangulares de los que saldrán los dos encuentros de la segunda fase por el título y otros dos para el descenso según los puestos. En teoría tenemos que ganar nuestro encuentro con facilidad, las complicaciones ya vendrán en el segundo y en la final.

Para el viaje a Barcelona estos dos últimos años que he participado en la Milla Gaudí, he realizado el viaje de ida y vuelta en el día en avión. Es algo arriesgado, por el tema de retrasos y cancelaciones que pueden surgir por el mal tiempo o problemas en los aeropuertos. De todas formas he de decir que, excepto la vuelta del primer año, en 2006, con Air Europa, que nos retrasaron la salida justo dos horas (Digo justo porque dos horas es el tiempo a partir del que puedes reclamar y te tienen que indemnizar por los retrasos), no he tenido ningún problema. Pero claro, resulta que ese domingo en Barcelona es el Gran Premio de Fórmula UNO, menudo mogollón, para la ida el domingo por la mañana no hay problema, pero los vuelos son entre las 7 y las 9 de la mañana, con lo que teniendo que ir al aeropuerto, se hace más pesado y mayor madrugón. De la vuelta ya no hablamos, porque los precios iban subiendo día a día.

Lo bueno es que como ya tenemos AVE a Barcelona pues nada, ahí salgo, acompañado por Víctor Corrales, a las 7:30 desde Atocha rumbo a Barcelona. Creo que el viaje, aunque más largo, casi 3,5 horas, será mucho más cómodo ya que en cuanto subamos al tren podemos seguir durmiendo un ratito tranquilamente para, sobre las 9-9:30 desayunar también tranquilamente en la cafetería del tren y llegar a Barcelona a las 10:56, hora prevista, y directos en taxi hasta la Sagrada Familia, a cuya sombra se disputa la Milla. El único problema es que han adelantado la hora de la milla masculina de élite a las 12:15 de la mañana por lo que vamos a andar justitos, o sea, llegar y calentar. Nos han dicho de la organización que lo mismo mandan a alguien a recogernos a la estación de Sants, pero bueno, el trayecto no es largo así que no creo que haya problemas.

La Milla Gaudí es algo diferente a la mayoría de las Millas que se disputan en la geografía española. Para empezar el marco en el que se celebra, una gran vuelta, algo más de un kilómetro, por lo que sólo damos al circuito una vuelta y media para completar los 1.609 metros de la Milla. En esta vuelta rodeamos las manzanas donde está el templo de la Sagrada Familia y dos manzanas adyacentes de parque. Otra característica es la participación, creo que el año pasado se superaron, entre todas las pruebas, los 1600 participantes. La anchura de las calles, 3-4 carrilles de vehículos, y la implicación de colegios y del barrio, la hacen una de las más multitudinarias, sino la más, de las que he visto, con un gran ambiente en todas ellas y salidas de más de 100 atletas en las categorías inferiores. Por último, los espectadores que disfrutan y animan durante la prueba, partiendo de lo populoso del barrio, la presencia de familiares de todos esos chavales que compiten y los turistas a los que pillamos in fraganti visitando la Sagrada Familia, pues la verdad es que se conjunta un gran ambiente.

A todo esto hay que sumar el plantel de atletas, en el que la organización siempre se descuelgan con algún duelo estelar en las pruebas élite masculina y femenina con la presencia de grandes atletas como Juan Carlos Higuero, de la Ossa, Quesada, Arturo Casado, Carriqueo, Cossimo Caliandro, o en categoría femenina Rosa Morató, Diana Martín, Loli Checa, Jacqueline Martín, Tamara Sanfabio … Ya veremos que plantel hay para este año.

Para la vuelta ha sido un poco más complicado ya que, como he dicho, por el tema del Gran Premio de Fórmula Uno, está todo reservado o comprado a partir de las 6 de la tarde. No nos ha quedado otra que volver en el AVE de las 16:00, de vuelta a Madrid, a las 19:30 estamos en Atocha después de haber pisado poco más de 5 horas la capital catalana.

En estos viajes relámpago a Barcelona siempre, si hace buen tiempo, se queda uno con las ganas de hacer tiempo por Barcelona y pasear por sus calles, más aún algún año que ha coincidido el 23 de abril, Sant Jordi, pero claro, si hace mal tiempo estás deseando volver y además hay que contar con el madrugón, la competición y que irás por Barcelona cargando con la mochila con la ropa de competición, las zapatillas, etc. por lo que a veces se agradece salir pitando, comeremos en los alrededores de la Sagrada Familia, ya conocemos varios sitios que se come bastante bien y sirven rápido, y de vuelta para Madrid en un fin de semana, como he dicho, de ALTA VELOCIDAD