Sígueme en #Youtube

viernes, 15 de enero de 2010

Gimnástica de Ulía 2008, mi crónica

08 enero de 2008

Como viene siendo habitual estos últimos años, nuestro día de Reyes los pasmaos en San Sebastián. Por un lado se nos hace duro porque es una fecha señalada, dejamos nuestros regalos en casa, aunque en Mérida ya los repartí cuando estuve allí en Navidad, pero bueno, También por parte de Amaya que deja a su primi Clara sin llevarla a la cabalgata, casi creo que le haría más ilusión a Amaya que a su prima, je j eje, pero bueno, lo dicho, al sábado cogemos los bártulos y el coche de Tamara y allá vamos los tres además de un infiltrado de última hora, Javi Carriqueo, que se estrenará este año en Gimnástica Ulía, en el Cross de Reyes.



El camino se hace ameno con una paradita para cambiar de conductor y estirar las piernas, al fin y al cabo con casi 500km hasta la capital donostiarra, pero bueno, ya estamos acostumbrados a viajes de este calado. Lo único que se hizo pesado fue la lluvia que nos acompañó desde Somosierra y que no paró hasta nuestro destino, sobre todo en la parte final ya que la Nacional I, después de salir de la autopista, tiene bastantes curvas y aumenta el tráfico por lo que hay que ir muy atento.



A nuestra llegada nos espera el Hotel Codina, un clásico de esta prueba donostiarra que sólo nos dejó hace dos años mientras se reformaba. Ahora es un hotel moderno y acogedor, con unas habitaciones excelentes, con Wifi, unas vistas preciosas unos recepcionistas muy amables que ya cada año nos dan la bienvenida y saben de nuestras necesidades.



La cena fue en el asador junto al Hotel, una pena porque la comida en el Codina es excelente, pero el asador no se queda atrás, sobre todo si nos dejan elegir del menú de la carta: kokotxas, entrecot, salmón a la parrilla, toscos en su tinta, …. Para chuparse los dedos. Después de cenar juntos, Driss, Carriqueo, Amaya, Tamara y yo, además del keniano y la etíope que llegaron un poco más tarde, nos fuimos para el Hotel a descansar.



Por la mañana amaneció un buen día, con algo de bruma pero en el que el sol peleaba por asomarse y el suelo, aunque húmedo, no daba señales de lluvia. Bajamos sobre las 9 a desayunar intentando, en el buffet del Hotel, ajustarnos a nuestros desayunos habituales para no tener sustos en la carrera.



A las 10:30 nos vinieron a recoger al Hotel, bueno, a los que no tenían coche, en poco más de 10 minutos estábamos aparcando cerca del circuito y nos fuimos instalando en los alrededores de la cafetería ZB de la Zurriola que hace de base para la secretaría de la prueba, inscripciones, recogida de dorsales, etc. Que paciencia tienen los empleados de la cafetería que, ese día, ven pasar por sus mesas y servicios una retaila interminable de atletas, mayores y pequeños, que hacen uso de sus instalaciones, la mayoría de ellos sin consumir nada. Los habituales trajes de los domingos dan paso al chándal, las mallas, las zapatillas de deporte, algo poco habitual en la cafetería donostiarra.



Decido tomarme allí un cafelito acompañado por Higuero mientras comienzan a sacar de cocina los “pintxos” típicos de la capital donostiarra, ¡Madre mía! Como podréis ver en las fotos, vaya pinchos!!! Higuero y yo nos quedamos con las ganas de probarlos, tendrá que ser en otra ocasión, ahora nos toca ponernos a calentar.



Las chicas disputan la prueba a las 12 en punto y hago de fotógrafo en los primeros compases después de haber rodado 20-25 minutos. La etíope vence con claridad a Isabel Eizmendi, por detrás Tamara se saca un poco la espina de su mala actuación en Salamanca aunque al final le supera al esprint Rosi Talavera, una superveterana de 46 tacos que no veas como esprinta. Amaya fue 6ª por delante de Elisa Hernández, que estos últimos años en Gimnástica le había ganado, pero mejorando el tiempo del año pasado casi en 10 segundos.



La carrera masculina, con el sol asomando entre las nubes, comenzó a su hora, a las 12:30. A ver si la organización se anima y homologa la prueba sobre 10km, ya que hacemos sobre 9,8km, para lo que falta es una pena que las marcas no sean homologables y pierdan los puntos por marca que establece la RFEA para la clasificación de pruebas de ruta.



El inicio creo que fue el más tranquilo de todos los años que he corrido hasta ahora, 7:30 para la primera vuelta con un grupo de casi 10 atletas en cabeza. En la segunda vuelta comienza a tensarse la cosa, primero Meter Biwot, el keniano, acelera la marcha para, poco después, el etíope Alemayehu tensar un poco más y romper la cuerda entre los tres primeros, Biwot, Higuero y él mismo, y un grupo de cinco atletas Gontzal Sanz, Carriqueo, Lakhouja, Zianni y yo.



Cuando se escaparon unos metros el grupo perseguidor comenzó a estirarse cediendo Gontzal y, cuando empezó a perder metros del trío de cabeza el keniano Biwot, Driss aceleró un poco el ritmo de caza y se quedó sólo conmigo retrasándose Carriqueo y Zianni.



Finalizando la tercera vuelta Higuero iba haciendo la goma con Alemayehu y el marroquí y yo alcanzamos a Biwot. Por detrás Kamel se lanzaba a por nosotros después de dejar atrás a Carriqueo. En la última vuelta el etíope se lanzó a por la victoria dejando atrás a Higuero mientras que Biwot y Driss forzaron la máquina y abrieron unos metros de ventaja sobre Villalobos al que se le acercaba por detrás Kamel. A falta de menos de un kilómetro, en las curvas de la parte contraria al Kursal, alcancé a la pareja africana para, a falta de poco más de 500m, asestar el cambio definitivo que me dio la tercera plaza del podio precedido por Bezabeth Alemayehu y Juan Carlos Higuero. 4º Peter Biwot (KEN), 5º Driss Lakhouja (MAR), 6º Kamel Zianni y 7º Javier Carriqueo (ARG).



Por mi parte, respecto al año pasado, hice un segundo más que en la pasada edición 29:18 por 29:17, aunque la mejor fue la de 2006 en la que bajé de los 29 minutos. El año de mi debut el circuito fue diferente por las obras y no se puede comparar. Este año, quizás el inicio más lento ha lastrado el tiempo final aunque creo que ha sido el primer año que la vuelta más rápida ha sido la última:



1ª 7:30.3

2ª 7:16.0

3ª 7:21.8

4ª 7:11.1



Después de la prueba, felicitaciones, entrega de trofeos y algunos paisanos extremeños, de Olivenza y de Aldeanuela de la Vera que me saludaron.



Con la buena temperatura que reinaba y después de rodar 5-10 minutillos para soltar las piernas lo que pedía el cuerpo era meter las piernas en las frías aguas del Cantábrico en busca de un poco de crioterapia para rebajar el dolor de gemelos y soleos que arrastraba después de la carrera. Allá que fuimos Amaya Tamara y yo, aunque el mar me da mucho respeto y ese día, con bastante mar de fondo y una buena resaca, no estaba la cosa como para meterse mucho en el agua, un poco las piernas y para el Hotel a comer y de vuelta para Madrid.



El viaje de vuelta cambiamos de pasajero, Carriqueo, deseando volver a Madrid antes para ver a su hija de pocos años y disfrutar con ella de este día de Reyes, se fue con Higuero y nosotros “adoptamos” al etíope Alemayehu de vuelta para Madrid.



Un vieja ameno, aunque la vuelta siempre se hace mas larga que la ida, intentando sacarle algunas palabras al etíope, que ya se va defendiendo con el español pero que aún le cuesta soltarse, y a las 8 estábamos en Madrid comiendo roscón de Reyes con chocolate caliente y repartiendo los regalos en casa de Amaya.



Hasta la próxima… para mi, será Itálica-





Podréis disfrutar de todo esto en el completo álbum de fotos que he subido en la siguiente dirección: http://pvillalobos2.spaces.live.com/photos/cns!6644AF86516E63D8!1203/