Sígueme en #Youtube

lunes, 11 de enero de 2010

Las "super encinas"

27 diciembre de 2007

Hay noticias que nos pueden soprender, que no nos dejan indiferentes... y no me refiero a aquellas sobre sucesos, sino sobre pequeñas hazañas individuales o de grupos de personas que consiguen cosas que todos consideramos imposibles o difíciles dentro de la mentalidad de todos.

En este plano entran muchos descibrimientos desde la investigación científica, sobre todo en campos cercanos al día a día, desde máquinas que depuran y reciclan el alpechín de las almazaras, plantas que reciclan el agua hasta hacerla potable, hongos parásitos que hacen que mueran nuestras abejas y, como la que he visto hoy de las super encinas.

http://www.hoy.es/20071226/mas-actualidad/campo/busca-super-encina-200712260840.html

Para mi es un objetivo poder replantar un terreno yermo de encinas recuperando una dehesa, uno de los paisajes, quizás porque he crecido en ellos, que más me gusta. Quien no ha pasado por la planicie que hay cuando circulamos por la carretera N521 de Cáceres a Trujillo, los 17 primeros kilómetros son una inmensa llanura sin un sólo árbol... y pensar que hace años, muchos años ya, todo eso era una tupida dehesa de encinas y alcornoques.

Sin embargo me daba pereza, en la Blume en Madrid durante un par de años he conseguido germinar varias bellotas de la Casa de Campo en macetas con la intención de, en un futuro, poder replantarlas a un terreno, sabiendo que la encina tiene un periodo de desarrollo muy muy largo y que si no me daba prisa no iba a poder verla en plenitud... ahora con esta noticia, en 4 años plantones de más de metro y medio y dando bellotas me animan a interesarme por el tema... quizás convenza a mi padre para que compre alguno y lo plante en La Nava.


En busca de la 'súper encina'
Un vivero de Medina de las Torres comercializa una encina de crecimiento acelerado que produce bellota al cuarto año

26.12.07 - 08:43 -
M. ELENA MELLADO

En el invernadero se cuidan alveolos con ejemplares de un año y macetas con plantas de dos. / EUGENIIO GONZÁLEZ
Siempre que Primitivo Rodríguez salía a correr por los alrededores de Medina de las Torres llegaba a casa con la misma idea: «Qué pena que la dehesa se esté muriendo, cada vez hay menos encinas». Un sentimiento que siempre rondaba la cabeza de este productor de cine afincado en Madrid y que gracias a un cúmulo de casualidades se convirtió en un proyecto empresarial consistente en desarrollar un tipo de encina de rápido crecimiento que ayuda a repoblar el más representativo ecosistema de Extremadura.

El siguiente paso para sacar adelante la idea tuvo como escenario el pasillo de un hospital de Pamplona. Mientras acompañaba a su padre, Rodríguez conoció a un profesor de la Universidad de Navarra que trabajaba en la estimulación del crecimiento de árboles. Poco meses después, Primitivo Rodríguez, a través de la Fundación Contributa Lulia, encargó a especialistas de este centro universitario que hicieran un estudio sobre la implantación de sus técnicas en la encina extremeña. Ya estaba todo en marcha y poco después el vivero Medinaflor se convertía en el primero de España en comercializar este tipo de magnífico 'quercus'.

El secreto

Una 'súper encina' necesita salir de una buena bellota. De ahí que el primer paso sea la selección de las mejores semillas. Para ello Medinaflor acude a los rodales de la Junta de Extremadura que aseguran dar frutos de buena calidad. Luego los elegidos se analizan para ver si están dañados por dentro, se deshechan los que no están en condiciones y se siembran los que están sanos por dentro y por fuera. «La intención es garantizar al máximo que la bellota que vamos a plantar está en perfecto estado» explica Primitivo Rodríguez, «Pero todo lo extraordinario empieza cuando la planta se siembra». Las bellotas se introducen en en alveolos con una turba compuesta con los nutrientes investigados. Es aquí donde reside el secreto del éxito del crecimiento acelerado, misterio que por supuesto el empresario se niega a desvelar.

Una vez en los alveolos las bellotas se llevan al vivero en el que se les proporciona un medio y un riego idóneo que hace que la planta germine extraordinariamente. A los seis meses y si la planta se ha desarrollado correctamete, el alveolo que contiene la bellota estará lleno de raíces. En este momento ya se puede llevar a la dehesa. «En el campo se produce un 'boom' y se dispara el crecimiento», matiza Rodríguez. En tres años todas tendrán más de un metro y cincuenta centímetros de altura. El alto grado de supervivencia y la rapidez de crecimiento que hace que al cuarto año los árboles ya den bellota (lo normal es que sea a los 25) son las claves del éxito de esta empresa.

Plantas a tres euros

En el Pirineo, en zonas de la Comunidad de Madrid, de Castilla la Mancha, de Andalucía y por supuesto de Extremadura se pueden encontrar encinas del vivero Medinaflor. Hasta allí han llegado sobre todo para reforestar y también para densificar. Es esta tarea la que sale más rentable ya que los ejemplares del Medinaflor se venden mucho más caros que los normales.

A tres euros se puede adquirir una planta de un año que ya ha vivido una primavera, «estas están al cincuenta por ciento del precio al que han estado hasta ahora», comenta el empresario. Si la planta tiene dos primaveras pasa a costar 5 euros. Estos ejemplares se ha trasplantado a un alveolo mayor, y se han tratado más que los más jóvenes. Por último, si la planta tiene tres años, se vende a 8 euros.

Hasta ahora es lo que se puede obtener en este vivero, pero «a partir de ahí estamos trabajando en plantas mayores en maceteros grandes para convertirlas en pequeños arbolitos y poder venderlas así», comentaba Rodríguez.

Para él lo caro compensa. «Si se plantan encinas con nuestras bellotas no hay que esperar 50 años para verlas, y no es lo mismo plantarlas para nuestros hijos o nietos que para que uno mismo las pueda ver».

También alcornoque

Hasta el momento, Medinaflor ha comercializado con bellotas autóctonas aunque han hecho pruebas con bellotas y alcornoques de Madrid. «El resultado ha sido el mismo, cuando la bellota germina, se comporta de la misma manera, no todas crecen al mismo tiempo, pero alcanzan el mismo manojo de raíces», señala Primitivo Rodríguez.

Ahora empezarán con el roble, para tocar las diferentes quercus. También han contactado con investigadores extremeños y a partir de ahora trabajarán juntos por una encina de excepción.