Sígueme en #Youtube

domingo, 7 de febrero de 2010

PROAD apoyo a los deportistas de alto nivel

22 enero de 2009

Cada vez más las instituciones públicas se dan cuenta de las responsabilidad que tienes respecto a los deportistas de alto nivel. No to es darles medios y exigirles que rindan al 110% en las competiciones para que consigan éxitos para el deporte español, también hay que pensar más allá de esa preparación y esos éxitos, tanto para los que los consiguen como para muchos que, a pesar de lograr un gran nivel, no llegan a conseguirlos.

Nuestra Ley del deporte nos dice lo siguiente:

Título I. Principios generales
Artículo 6.

1. El deporte de alto nivel se considera de interés para el Estado, en tanto que constituye un factor esencial en el desarrollo deportivo, por el estímulo que supone para el fomento del deporte base, en virtud de las exigencias técnicas y científicas de su preparación, y por su función representativa de España en las pruebas o competiciones deportivas oficiales de carácter internacional.

2. La Administración del Estado, en colaboración de las Comunidades Autónomas, cuando proceda, procurará los medios necesarios para la preparación técnica y el apoyo científico y médico de los deportistas de alto nivel, así como su incorporación al sistema educativo y su plena integración social y profesional.


Las administraciones públicas, como he dicho, se están poniendo las pilas y desde los beneficios de los deportistas de alto nivel (Cuotas de ingreso en la Universidad en determinadas carreras, valoración como mérito en oposiciones a plazas relacionadas, ...) también se han puesto en marcha mecanismos de apoyo orientados, sobre todo, al momento de decisión de abandonar la carrera deportiva como con la Fundación ADDECO (Programas maestro y relevo), con Universidades y centro de formación a través de las asociaciones de deportistas.

El efecto del caso del waterpolista Jesús Rollán pulsó la sensibilidad del COE que ha puesto en marcha una oficina del deportista con multitud de servicios y becas de estudio para deportistas de alto nivel para que puedan acceder más facilmente a ofertas de formación y empleo.

En las Comunidades autónomas se han adherido a dicha iniciativa del COE como en Extremadura dónde se ha firmado un convenio de colaboración con la misma, o en otras CCAA donde se están sedarrollando proyectos similares a la Oficina del Deportista a nivel regional intentando cubrir un escalón inferior como es el de los deportistas de alto nivel regional, el escalón justo por debajo del alto nivel nacional.

Sin embargo se siguen dando pasos en pos de ayudar, en lo que puesan necesitar, a dichos deportistas, no sólo para facilitarles la conciliación de la vida académica o laboral y el deporte, sino para darles la tranquilidad y confianza suficiente para que puedan exprimir sus carreras deportivas en el alto nivel hasta las más altas cotas consiguiendo mayores éxitos para el deporte español.

El siguiente paso se está dando a través del programa PROAD que pretende, a través de tutores muy cualificados, hacer un seguimiento y orientación a los deportistas de alto nivel que soliciten sus servicios durante y al final de sus carreras deportivas, para una acertada toma de decisiones en cuanto a aspectos académicos, de formación y laborales para ayudarles a integrarse lo menos traumáticamente posible y de la mejor forma en la sociedad después de sus carreras deportivas.

Alguno podrá pensar que los deportistas de alto nivel no necesitan tanto apoyo, para rebatirles les copio un extracto de un artículo científico de sociología sobre las estrategias de inserción laboral de deportistas olímpicos (REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA (RIS) VOL. LXIV, Nº 44, MAYO-AGOSTO, 63-83, 2006. ISSN: 0034-9712. DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y ESTRATEGIAS DE INSERCIÓN LABORAL* Propuesta teórica, método y avance de resultados de Nuria Puig y Anna Vilanova):

" Sin embargo, una de las mayores paradojas que se dan en este deporte es la gran fragilidad en que se encuentran estos deportistas [Aquellos que finalizan su carrera deportiva] (Lüschen, 1985). Cuando están en el punto álgido de su rendimiento y éxito son el centro de todas las atenciones y favores. En cambio, al dejar de rendir e iniciar su retirada, dejan de importar y deben enfrentarse a una nueva etapa de su vida, la cual, según Heinemann (1998a), exige: 1. Buscar una nueva identidad (ya no son el centro de todas las atenciones y pueden darse crisis de identidad); 2. Buscar nuevas relaciones (el deporte y su entorno era su medio de vida); 3. Buscar una nueva función social para la que no necesariamente han de estar preparados.
Además, siguiendo a Heinemann (1998a), se da otra paradoja y es que cuántas más horas al día dedican a la competición y al entrenamiento, menores son las posibilidades de prepararse profesionalmente para el futuro y rentabilizar los esfuerzos realizados durante la carrera deportiva. Es así como precisamente quienes han obtenido mayores éxitos parecen ser las personas con menores condiciones para afrontar su carrera profesional. En este contexto de hacer frente a una nueva etapa —no olvidemos que la retirada en el deporte de alto nivel se produce a edades tempranas, cuando la persona tiene todavía gran parte de su vida por delante— la inserción laboral es de gran importancia. "



Creo que el camino es el correcto y, desde mi punto de vista, por mi experiencia en el caso del atletismo... si un chaval, antes de los 21-22 años se plantea dejar sus estudios porque necesita entrenar más para mantener un elevado nivel competitivo... creo que debería reflexionar sobre si realmente es tan bueno como para alcanzar las cotas de rendimiento a las que aspira... y siempre debe plantearse la formación académica de una forma prioritaria o al mismo nivel que la deportiva. El talento está o no está, luego hay que trabajarlo duro para conseguir grandes cotas de rendimiento. Todo esto es algo que los dirigentes deportivos, los técnicos y entrenadores, deben valorar si en algún momento se ven en la tesitura de aconsejar a un deportista en una decisión de este calado.


Resumen de los objetivos del Programa de apoyo a deportistas PROAD:

Es un programa para la mejora de las condiciones de integración laboral de los deportistas de Alto Nivel Españoles. El programa depende del Servicio de Atención al Deportista de Alto Nivel del Consejo Superior de Deportes y se realiza en colaboración con el Colegio de Sociólogos y Politólogos.

Objetivo

Creación de una estructura que de soporte a los deportistas de Alto Nivel para facilitar la conciliación de su vida deportiva y su actividad formativa y favorecer la transición sociolaboral al finalizar la carrera deportiva.

Principios

Integración: Pretende integrar todos los servicios y acciones de ámbito formativo y laboral actualmente diseminados en diferentes agentes e instituciones.
Individualidad: Las diferentes actuaciones van enmarcadas en un itinerario individualizado para cada deportista.
Proactividad: El servicio actúa de forma proactiva, anticipándose a futuras necesidades.
¿Qué tipo de actividades realiza?

El PROAD intenta dar apoyo y asistencia al deportista de alto nivel, acompañando a éste en la mejora de su capacitación profesional y asesorándole sobre los servicios existentes dentro del ámbito de la formación y el empleo.

El PROAD entre otras actividades puede:

Realización de itinerarios formativos y profesionales individualizados
Informar y asesorar sobre cursos y formación
Informar sobre becas y ayudas.
Informar sobre el mercado laboral.
Gestión de bolsas de empleo.
Formar en herramientas relacionadas con la búsqueda de empleo
Actuación coordinada con diferentes agentes para compatibilizar la práctica deportiva de alto nivel con otras actividades formativas y profesionales.
¿Cómo funciona?

La actividad de PROAD se realiza a través de tutores-consultores que trabajan con los deportistas acogidos al programa. Cada uno de ellos tiene asignado un tutor-consultor, el cual es el encargado de apoyar, asesorar e informar al deportista, poniendo a disposición de éste todos los servicios y ayudas relacionados con la formación y el empleo. Una vez definidos los objetivos profesionales y sus correspondientes itinerarios formativos, el tutor planifica con el deportista una agenda de reuniones de seguimiento con éste, donde se analizarán conjuntamente los logros y dificultades que se vayan produciendo y acciones a desarrollar.