Sígueme en #Youtube

lunes, 25 de noviembre de 2013

Mi crónica del maratón de San Sebastian: Un día feliz


 Ya sabéis dónde comenzó todo, os lo conté en otro post, pero llegó el día D y la hora H y el cuerpo respondió.

El viernes por la noche una fuerte tromba de agua nos recibió en los últimos kilómetros de carretera por la N-I a la altura de Lasarte antes de llegar al Silken Amara Plaza, estupendo hotel y además con club de corredores entre sus propios empleados que siempre se anima alguno a correr el maratón. (Gracias a la organización por ofrecernos este alojamiento ;-)

El sábado fue como para muchos maratonianos, un día tranquilo,  desayuno, calentamiento, recogida de dorsal, comida tempranera para adelantar la cena, paseo por la tarde por la preciosa zona centro de Donostia y playa de la Concha y pronto a cenar y a dormir. Hay que dejar pasar el tiempo hasta el momento clave.

A veces nos toca un extra, pero que se hace con gusto e ilusión como son entrevistas o algún vídeo como los que nos hicieron los amigos de Foroatletismo y CorriendoVoy y nos lo pasamos bien ;-)

Pero vamos al lio, 5:30 de la mañana, suena el teléfono desde recepción me despiertan como acordamos ayer, toca ponerse en pie. Como previsión esta noche me fui a una habitación individual por si a Ariadna le daba por no dormir, así que estoy solo, la ropa se extiende sobre la otra cama de la habitación, la ropa para bajar a desayunar, la ropa para calentar y la de competir. Encima de la mesa alineados los avituallamientos personales que preparé por la noche con su decoración (No pude completar la bandera extremeña porque se me acabó la cinta negra :-P)



A las 5:55 bajo al desayuno que abre a las 6, en la puerta ya esperan Castillejo, María José Pueyo y su liebre o compañero de maratón, charlamos animadamente y entramos a desayunar. Unas tostadas con aceite y un café solo largo y cargado. a las 6:30 estamos listos para subir a la habitación de nuevo a dejar pasar el tiempo.

A las 7 aparece Antonio Serrano, llevará los avituallamientos al estadio, todo bien, casi las 8:00, vuelvo a bajar al desayuno, Amaya ya está con Ariadna desayunando, echo un rato allí comenzando la movilidad articular y estiramientos suaves, a las 8:15 me voy a rodar, ida y vuelta al Kursal, unos 15'. Son las 8:30, subo a cambiarme, ya con la ropa y zapatillas de competición y Antonio me acompaña a la zona de salida. Paso la cámara de llamadas y ya sólo falta activar un poco antes de ir a la salida, un poco de técnica, unas rectas y unas risas compartidas con los que nos encontramos.

Vamos a la salida, faltan menos de 5' y estamos colocados, por fin veo a Fredrik, el atleta sueco que correrá la media pero me acompañará en cabeza hasta el 14 por si hay algún problema, por suerte no lo hubo y él pudo disputar la victoria en su prueba.

Dan el disparo, mis piernas saltan como un resorte y me coloco en cabeza, las sensaciones son buenas, parece que no me cuesta avanzar. En los primeros 100-200m se conforma el grupo de cabeza, Nimo y Ayeko toman el mando y detrás el resto. Incertidumbre por el paso del primer mil, 3:08, todo correcto, vamos clavados, ahora a dejar pasar ls kilómetros con el menor esfuerzo pero las sensaciones son muy buenas, las piernas van solas y me apetece ir pegado a las liebres aunque de un poco más la cara, el viento parece que no nos molestara.

El frío tampoco me asusta, estoy preparado, guantes y manguitos ASICS de hilo que me traje del maratón de New York en 2011 me dan calor.

Llegamos al primer avituallamiento, un poco de caos, no veo mi botella, derrepente aparece Antonio y me la da en mano, me extraña, no me había avisado de nada. A los pocos metros el juez árbitro de carrera advierte a Eliseo, le había pasado la botella Fondi, de un apercibimiento. Hablamos con él, parece que él sabía que habían hecho la consulta y tenían permiso, el juez árbitro dice que no se puede y punto.


El ritmo es estable, las sensaciones son buenas, 31:24 para los 10km y en el segundo avituallamiento cuando Antonio me intenta dar el bote le digo que no me los de que no podemos cogerlo. Pillo una botella de agua, no me preocupa, los primeros avituallamientos son con sales e isotónico y con el frío tampoco hay que beber mucho.


Ya vamos en la primera vuelta grande y nos dirigimos por la playa de la Concha hacia la otra parte del circuito. Pillamos a los 3-4  últimos corredores de la prueba de 10km junto antes de que giren y un poco más adelante giran los del medio maratón, nos acompañan los dos primeros, agradezco a Fredrik que nos haya acompañado. Llegamos al extremo del circuito, la parte más desconocida para mi del mismo, por ahora no se nota casi la subida, veremos la segunda vuelta cuando pasemos el km33-34.

El grupo se ha reducido, me da la impresión de que no está Penas pero voy muy pegado a las liebres, seguimos Eliseo, Castillejo, Nacho Cáceres, un etíope y las dos liebres.

Volvemos a las avenidas tras bajar la zona alejada del circuito, kilómetros 17 y 18. De repente parece que el ritmo se acelera bastante, a estas alturas no se si será fatiga pero aviso a Pedro que estamos yendo rápido. Las dos liebres abren hueco con Castillejo, Nacho Cáceres se da cuenta y acelera y se va adelante, Nimo mira atrás y nos espera a mi y a Eliseo, durante unos cientos de metros antes de volver a pasar por el tunel que une Ondarreta y la Concha parece que la carrera se rompe y paso un bache, pero ha sido una aceleración no que vayamos mal atrás y antes del tunel, a la altura del Hotel Codina, nos reagrupamos de nuevo.

Nimo se despide, 19km perfectos de trabajo marcando el ritmo, le doy las gracias y a por el ugandés, los próximos 10km están en las piernas de Ayeko y parece que he pasado el bache aunque ya voy con la sensación de que el ritmo está un poco acelerado.

Pasamos el medio maratón en 1h06:16 según veo en el crono de la alfombra, 3:08 pelados/km, oigo los gritos de Amaya, ya la ví en los kms 4, 8 y 12, Eliseo empieza a hacer la goma y Carles y yo estamos muy encima de la liebre para que no se relaje. Nuevo paso por el estado, km24, parece que me encuentro muy bien pero no quiero animarme en exceso, aún falta mucho.

Comenzamos la segunda vuelta, Eliseo parece que sufre pero no se queda del todo, no me doy cuenta cuando se para Nacho Cáceres hasta unos kilómetros después, lo hizo por el estadio, pero empiezo a anmiar en inglés a la liebre, está haciendo muy buen trabajo y no quiero que se duerma, cuando se pare empezará el maratón de verdad.

Ekayo se para en el km29, antes de salir de nuevo a la Concha dónde me anima de nuevo Amaya, ya no me volverá a ver casi hasta meta así que le hago la señal del pulgar para que sepa que voy bien.

Según se para Ekayo lo tengo claro, me pongo a marcar el ritmo toda la playa de la Concha, paso el 30 y tras el avituallamiento aviso para animar a Carles a un relevo, este viene en el km31, me dice que va justo y me coloco detrás de él y mis sensaciones son buenas, parece que voy parado aunque ya duelen las piernas, sobre todo fascia lata y vasto externo y el gemelo derecho. El ritmo baja un poco y Eliseo vuelve a enganchar antes d comenzar la subida de la parte más alejada del circuito.

Encabezando la prueba por la Playa de la Concha pasado el km30 cogiendo el gel que llevaba en el bolsillo trasero del pantalón. Foto: Amaya Sanfabio

Ahí tomo yo de nuevo la cabeza y parece que con fuerza, voy bien y a Carles parece que le cuesta seguirme, el etíope Tulu nos acompaña y Eliseo vuelve a ceder unos metros. Llegamos a la parte alta y giramos en la rotonda para bajar, km34, le pido a Carles un relevo en la bajada y me pasa, el etíope sigue con nosotros muy tapado, no gasta un gramo de más, Eliseo nos tiene de referencia aunque van aumentando los metros.

Le digo a Carles que tire él hasta abajo y le doy el relevo cuando volvamos a las avenidas pero a medio kilómetro tras pasar el avituallamiento del 35 acelera un poco y se me empieza a escapar. Intento irme con él pero ya me veo limitado, el Etíope se queda de los dos. LLegamos a las avenidas de vuelta para la playa de la Concha con Carles a unos 30-40 metros delante mía. Aún le tengo d referencia, no cedo, se que si afloja le puedo pillar o al menos aguantar con la referencia porque si la pierdo mi ritmo puede venirse un poco abajo, la fatiga ya se nota.

Castillejo se escapa unos metros sobre el km36. Foto: @antxonblanco

Sin embargo la distancia va a aumentando poco a poco, en el parcial del km35 ya he visto que vamos para 2h13 y unos segundos, habría que correr muy rápido al final para hacer la mínima pero veo que mis piernas ya no responden tan bien, me concentro en no perder más metros con Castillejo pero la subidita antes del túnel me da información de que las fuerzas van muy justas, llega el momento de intentar perder lo menos posible.

Sigo atento al crono, voy marcando los parciales a 3:10, pierdo algo pero no mucho, creo que puedo estar en meta en 2h13:20 si aguanto, paso el km39 y no oigo a Amaya, se habrá ido al 41 que era la segunda opción. Vamos pasando muchos atletas que dn su primera vuelta larga del maratón o están con la media, casi no molestan y nos animan mucho pero empieza a fallar un poco la coordinación y me cuesta mantener el ritmo. Paso el km40 en 2h06:20, a 3:10 son 7' hasta meta, puedo estar sub2h13:30, con la gente ya no veo a Castillejo por delante y empiezo a atrancarme, parece que el tiempo se realentiza, ni siquiera me planteo coger el avituallamiento del km40, todas las energías las necesito para correr.

Llega el 41km, no oigo a Amaya, hay mucha gente junto al Estadio y doblamos muchos corredores, ni miro el tiempo en el paso, se que hay que dr una vuelta a todas las instalaciones y entrar en el estadio, pienso en cambiar y darlo todo, pero veo que no llego, me esperaré a girar hacia el estadio, pegado a la valla de las pistas auxiliares de Anoeta me vienen recuerdos de 1994 cuando diputé mi primer campeonato de España de pista allí en categoría Cadete, Castillejo estaba también, yo fui 2º y él fue 4º, intento tirar de todo pero ya voy muy justo y las piernas no responden, entro en Anoeta, se que está hecho pero qué trescientos metros más largos, intento estirar la zancada, apretar los dientes, pero la verdad es que no se si realmente aprieto o no, lo celebro un poco en la recta final y entro en meta, no miro el crono, ni paro el de mi reloj, ya me da igual.

Veo a Castillejo tirado en el suelo llorando, mucha tensión la que habrá vivido esta última semana desde Valencia, le animo y le ayudo a levantarse, nos abrazamos, entra Eliseo, venía muy cerca, ha aguantado como un campeón, este es el maratoniano que yo esperaba del gran atleta de Monzón, le felicito y nos abrazamos también.



Veo a Amaya, con Ariadna que está dormida en el carro, me acerco a besarla, lo hemos conseguido, la de dudas y malos momentos que hemos dejado atrás estos dos años, qué alegría, qué felicidad que no empañan esos segundos que me han faltado para las 2h13, eso es secundario, estamos de nuevo en marcha y hemos cumplido, ahora a descansar y a por nuevos retos ;-)

Y para enlazar un espacio para las dedicatorias oficiales, no hay sitio para acordarme de todo el mundo pero algunas han sido especiales.

En primer lugar y muy muy especial a Amaya y, por supuesto Ariadna, ellas dos han sido las que me han dado ánimos y apoyo (Amaya) e ilusión (Ariadna) para seguir adelante y no rendirme estos dos años hasta que las cosas han comenzado a ir bien.

En segundo lugar a Antonio Serrano. Se que aunque es un gran y completo entrenador su debilidad es el maratón y disfruta con cada preparación casi como lo hacía de atleta. Ha sabido tener paciencia conmigo, no meterme prisa y permitirnos ajustar los entrenamientos y objetivos hasta que he vuelto a encontrarme bien. Son ya 9 temporadas con esta que empieza de trabajo y siempre ha estado ahí.

Y en tercer lugar un agradecimento especial a mis amigos de ASICS Iberia, Rodrigo Mérida especialmente como cabeza de turco, porque tras el verano de 2012, tras la decepción olímpica y varios meses en el dique seco sin saber si volvería a competir al 100% confiaron en mi de nuevo. A todos nos gustaría tener más apoyo, pero también hay que valorar un apoyo tan incondicional. Espero poder daros alegrías en 2014 ;-)