Sígueme en #Youtube

jueves, 11 de febrero de 2010

“El deporte profesional abona las enfermedades mentales”

25 diciembre de 2009

Parece un titular espeluznante, quizás pueda parecer exagerdo, ahí, como titular, y más con los problemas que acucian a nuestros mundo desde las guerras a la pobreza extrema de países y regiones enteras, pero está ahí y en parte es una realidad.

Juan carlos Granados lo ha colgado en el Facebook y no he podido resistirme a leer la pequeña entrevista a Víctor Pérez Sola, director de la unidad de Psiquiatría de L'Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Puedo hacer mi reflexión personal pero prefiero que leais la noticia y luego, si hay algún comentario o cuando asiente mis ideas sobre el tema, ya que tengo un punto de vista desde muchos balcones: deportista, profesional del deporte (posible entrenador), mi trabajo como orientador de deportistas desde el Proad..., pues la plasmaré lo más resumida posible. Es un tema complejo y que quizás no acepte una única interpretación, pero ádelante, son 5 minutos de lectura y toda la vida para reflexionar ;-)


Víctor Pérez Sola: “El deporte profesional abona las enfermedades mentales”
Director de la Unitat de Psiquiatría de l’Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Ha liderado numerosos proyectos de investigación en neuroimagen, genética, psicofarmacología y bases biológicas de los trastornos afectivos, la esquizofrenia y los trastornos de la Personalidad. Desde 2004 es coordinador nacional de la EAAD (European Alliance Against Depression) y del área de Depresión del CIBERSAM

Víctor Pérez Sola advierte del riesgo al que están sometidos los deportistas profesionales debido a la presión
MÁS INFORMACIÓN
Xavi Pascual: “En 2010 me gustaría hacer felices a los barcelonistas”
Agustí Bernaus
El ex guardameta azulgrana Robert Enke, el brasileño Marcelo Da Silva Moco jugador del Parndorf austríaco, los ex ciclistas Luca Gelfi y Agustín Sagasti, junto al belga Dimitri de Feeuw forman parte de las estadísticas de la Unión Europea del 2009. Ellos, todos, han sido deportistas de elite como en su día lo fueron Jesús Rollán o Luis Ocaña.El doctor Víctor Pérez Sola recuerda que el suicidio es la segunda causa de muerte en Catalunya entre los 18 y los 42 años, sólo superada por los accidentes de tráfico. Por cada caso hay 20 o 25 que lo intentan. En la unidad que dirige son atendidos una media de cuatro pacientes diarios.“Estamos ante un mal de la sociedad. Y el deporte de elite forma parte de esa sociedad. La gente que se suicida o lo intenta llega a este extremo porque está sufriendo. Y sufre mucho. Detrás de la mayoría de los casos, en el noventa por ciento, hay una enfermedad mental. Las causas más frecuentes son la depresión, el alcohol y la psicosis. Lógicamente hablamos de gente joven, que está tremendamente presionada, que vive con un nivel de estrés altísimo. Si además tienen antecedentes familiares o una enfermedad mental el riesgo aumenta. Vivir o sentirse solo, padecer estrés, consumir tóxicos, tener armas a tu alcance son factores que agravan la situación”.Enke había llegado a la cima. Por fin había conseguido ser el guardameta de la selección alemana...Cuando a un enfermo por depresión se le da una buena noticia o cuando consigue un hito vital entonces aparecen ideas de culpa. Creen que no van a ser capaces de hacer lo que los demás piensan que hay que hacer y surgen conductas de este tipo. Enke hacía años que estaba en tratamiento.Sólo su esposa y su psiquiatra conocían la situación real.Muchos enfermos, la mayoría, se esconden. Y las familias también esconden estos comportamientos. Es normal que no lo supieran en su entorno. ¿La exigencia de la competición puede llegar a crear depresiones o estados de angustia radicales? Sin duda, no sólo en los deportistas, sino en todos los profesionales. Cuando creen que no podrán satisfacer la demanda que se les presenta proliferan los estados de ansiedad y de depresión. De ahí al siguiente paso sólo va el hecho de que la sintomatología sea suficientemente importante, que se produzca un acontecimiento vital agudo que les haga desesperarse. La inmensa mayoría de los enfermos que se quitan la vida se lo había dicho a la familia o había acudido al médico previamente, pero desde que deciden acabar con su vida pasan horas o minutos. La mayoría de las veces es un cortocircuito muy difícil de prever. Usted se imagina ser segundo tercero o cuarto durante años. ¿Eso puede ser excesivo para la mente de un deportista que sólo se prepara para ganar? ¿Cuántos segundos hay en la vida? Eso no es lo determinante, sino la personalidad del sujeto y la posible enfermedad mental que pueda padecer. Detrás de un suicidio hay muchos factores, tanto de predisposición como de acontecimientos vitales. No estamos ante una conducta simple. ¿Nos hemos olvidado de que un deportista, además de tener una estructura muscular a la que rinde culto, también tiene una psique que en demasiadas ocasiones no está preparada para sufrir?Cada vez hay más deportistas que tienen a su lado preparadores psíquicos para afrontar mejor la presión. Vemos como ciclistas, atletas o tenistas cambian la forma de afrontar sus retos y obtienen resultados espectaculares. Detrás de eso se adivinan preparaciones físicas y psicológicas especiales. Muchos fracasos de jóvenes que no llegan a cumplir las expectativas probablemente se deben a un mal manejo del estrés y de la ansiedad. La ansiedad es una herramienta que bien utilizada es fantástica. Un deportista que sabe manejar el nivel de activación rinde mucho más que alguien que no es capaz de activarse. Pero cuando se sobrepasan determinados umbrales de ansiedad el rendimiento cae en picado.¿La ansiedad, la depresión, puede inducir a las drogas como le ocurrió durante una temporada a Andre Agassi según cuenta en Open?Es frecuente que gente que está sometida a una situación de estrés aguda recurra a tóxicos como el cannabis, el alcohol o la cocaína porque sus efectos atenúan determinados síntomas. La cocaína combate el cansancio, la angustia. Para la ansiedad, el alcohol es un buen remedio entre comillas y de hecho, culturalmente se utiliza. Pero de utilizarlo culturalmente a hacerlo cuando hay un nivel de ansiedad excesivo va un paso. Los deportistas o mejor dicho, las personas que recurren a estos tóxicos tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades mentales. Como casos de deportistas con trastornos bipolares…Sí, puede ser. Un trastorno bipolar en una fase de depresión que puede conducir al suicidio. También pueden darse problemas psicóticos. ¿Es exagerado afirmar que el deporte profesional genera enfermos?No, en absoluto. El deporte profesional y cualquier situación de alto estrés son terrenos abonados para que aparezcan enfermedades mentales. Las situaciones a las que se expone a gente muy joven que no ha madurado lo suficiente a menudo desborda su capacidad para aguantar la presión sin romperse. Las personas somos como los metales, tenemos distintos grados de resistencia que nos vienen dados genéticamente, por crecimiento, experiencia o preparación. Hay gente que puede meterse en todos los líos inimaginables y no va a tener problemas, pero otros, al menor obstáculo se van a desmontar. Está claro que los deportistas de elite llegan a una edad muy temprana a lo más importante que van a hacer en su vida. Y a partir de ahí caen. Cualquier consejero de felicidad te va a decir que vayas consiguiendo las metas poco a poco en esta vida y que si quieres ser feliz tengas la capacidad de ir superándote. El deportista de elite sabe que a los treinta y poco años ya no va a lograr nada que se le parezca a lo que ha hecho hasta entonces. Algunos, incluso a los veinte años. Con frecuencia se advierte entre esta gente que no está preparada para aguantar la presión sintomatología, uso de tóxicos, psicopatología, enfermedades mentales... Realmente en muchas ocasiones ya no les queda nada importante que hacer en la vida y son conscientes de ello.La necesidad de conseguir objetivos también puede inducir al dopaje. El camino es conocido: persecución, sanciones, descrédito, depresiones (Frank Vandenbroucke, Marco Pantani).En este aspecto las situaciones de castigo a las que tienen que enfrentarse estos deportistas son terribles. Probablemente es como tiene que ser. Pero si te pones en el papel del chaval que se dopó con 24 años y que le han expulsado de todo lo que era su vida nos daremos cuenta de que les conducimos a situaciones muy complicadas. En psicología básica hay una figura que es la del ‘juguete roto’. Estas personas que han sido las estrellas y que por edad, dopaje u otros motivos escenifican esa figura no hay forma de recomponerlas. Sus expectativas no van a volver a cumplirse nunca más en la vida. Encontrar una línea vital que les haga ser felices es muy pero que muy difícil. Lo normal es que sigan chapoteando en el barro. ¿Qué es lo que cambiaría del deporte profesional para evitar casos como los citados?Es complicado. En el deportista de elite nos olvidamos de la persona que hay detrás incluso cuando todavía se está formando. Nos olvidamos de que esa persona tiene unas necesidades psicológicas. Nos olvidamos de que son jóvenes, de que se les aparta de la familia casi desde niños. Van a parar a centros de alto rendimiento sin tener la madurez suficiente. Les quitan todo rastro de afecto y les montan una vida nueva. Eso no tiene sentido. Llama la atención ver luego que muchos de estos deportistas llevan siempre a la familia consigo porque es una necesidad. Yo, desde luego, si tuviera que marcar las estrategias para que todo eso no pasara dejaría que la gente madurara. A según qué edades no se pueden pedir determinadas cosas como se hace en el deporte profesional. Habría que dejar a los jóvenes mantener la red familiar y social. Es una barbaridad que con 18 o 19 años vayan dos meses por ahí concentrados o de competición en competición y no vean a la familia. Y desde luego, exigiría que los profesionales que están alrededor de los deportistas sean capaces de detectar los síntomas de la depresión. No estoy hablando de poner a un psiquiatra en la cabecera de cada vestuario, pero sí poner a entrenadores, técnicos, expertos que sean capaces de hablar con el deportista y con la persona, que hablen de potenciar sus habilidades para conseguir el máximo, pero no más de lo que pueden llegar a lograr.