Sígueme en #Youtube

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Objetivo Maratón: Más sesiones o más kilómetros

Cuando uno avanza en la preparación no todo es aumentar sesiones de entrenamiento y kilómetros, hay también aspectos que hay que trabajar sobre todo cuando el objetivo final de la temporada es preparar y disputar un maratón al máximo nivel.

Un aspecto que considero importante es cómo distribuimos el trabajo o los kilometros en las sesiones.

Hace unos años cuando dejé las categorías inferiores y cuando mis objetivos eran las pruebas entre los 1500m y los 5000m en pista con escarceos con el campo a través, me centraba en aumentar el volumen de trabajo en función de aumentar las sesiones de entrenamiento. Así llegaba a acumular hasta 4-5 dobles sesiones semanales en periodos de máxima carga, aunque los kilometrajes no excedieran de los 160-170km/semana. Hablamos de hasta 12 sesiones de entrenamiento semanales. Lo de triplicar nunca me lo he planteado.

Cuando comencé a entrenar con Antonio Serrano, por su método, bajé un poco el nivel de volumen de entrenamiento, prácicamente no pasaba de 160km/semana tanto en la preparación del cross como de la pista ya centrado en los 5000m y se acentuó la calidad, con muy buenos resultados entre los años 2006 y 2008.

Con mi paso al maratón en 2010, además de los ajustes debido a mi trabajo y a las obligaciones familiares, eso de doblar se volvía complicado, por lo que aprovechaba la especificidad de realizar sesiones más largas para llegar a realizar kilometrajes semanales por encima de los 170km con prácticamente una o dos sobles sesiones llegamos en alguna ocasión a los 190km con sólo tres dobles sesiones.

Cómo es esto, pues un ejemplo de sesión de series típica de periodo de carga de maratón, alargaba el calentamiento en ocasiones realizando entre 12 y 14km de rodaje para luego realizar otras 12-14km de series y finalizar la sesión con otros 4-5km de trote más suave.

Hablamos de una sesión de prácticamente 30km, sin ser una tirada larga específica de maratón, pero que, contando estiramientos previos, técnica de carrera y las recuperaciones, se convierte en una sesión de entre 2h15 y 2h30 de carrera en la que debemos gestionar también el avituallamiento, líquido y sólido, para evitar pájaras.

A mi hasta ahora me ha venido muy bien y creo que me aporta un extra de experiencia para el cuerpo a la hora de gestionar las sensaciones y esfuerzos de la prueba de maratón.