Sígueme en #Youtube

sábado, 3 de abril de 2010

Paseo por Extremadura. Barruecos y Puente Romano de Alcántara

Se puede decir que, aunque no esté aún entrenando a tope para mi próximo objetivo de verano, la Semana Santa suele tener mi particular “Vía Crucis” ya que es una época en la que hay más tiempo para entrenar y también para descansar, algo importante, pero a la que hay que sumar viajes y otras actividades complementarias a la época festiva que hay que compatibilizar con el entrenamiento.

Esta Semana Santa la he pasado en parte por Mérida, bueno, entre Mérida y La Nava de Santiago, con Amaya y mi familia. Bastante entrenamiento, culminado por unas cuestas que realizaré en un rato cuando acabe de escribir este "post", pero que también ha tenido cabida para alguna excursión.

Aprovechamos, cuando puedo, para irle mostrando a Amaya algunos de los tesoros que recoge Extremadura y ayer, Viernes Santo, día más o menos de descanso, sólo entrenamos por la tarde unos 12km, sacrificamos comida familiar en La Nava, por una visita a los Barruecos en Malpartida de Cáceres y al Puente Romano de Alcántara.

La idea inicial era una visita al Jerte, al cerezo en flor, pero indagando en la red nos informamos de que el punto álgido de la floración sería para la semana que viene por lo que ayer viernes iba a estar la cosa un poco descafeinada así que decidimos cambiar de plan.

Hacía tiempo que no visitaba los Barruecos, no se si decir desde mi última competición en el Gran Premio de Cáceres de campo a través que se disputó en Malpartida hace ya unos cuantos años, y me sorprendió de nuevo gratamente, al igual que a Amaya.



Nos perdimos, metafóricamente, paseando entre “canchos”, rocas, riachuelos, observando cigüeñas, las lagunas, una preciosidad.

Después de comer en Brozas un pequeño tentempié seguimos el camino de la N523 hacia Alcántara. No visitaba el puente romano desde mi época escolar, no se si con el colegio en Almendralejo o con el Instituto ya en Mérida pero tampoco dejó de impresionarme. Es difícil imaginar a hombres hace dos mil años, levantando una estructura como la de este puente.

El pueblo de Alcántara también nos vio recorrer sus calles y disfrutar de un café y la merienda antes de partir de vuelta hacia La Nava dónde dimos cuenta del rodaje diario y cenamos unos buenos churros con Colacao junto a la familia entre procesión y procesión de Viernes Santo