Sígueme en #Youtube

domingo, 22 de febrero de 2015

Pablo Villalobos abandona el maratón de Sevilla por problemas musculares

No pudo ser. Pablo Villalobos no pudo superar unos problemas musculares pasado el kilómetro 26 y se queda sin mínima para el mundial de Pekín que se disputa el próximo mes de agosto, fijada en 2:13:00. 

La carrera empezó con Pablo Villalobos y el atleta canario José Carlos Hernández resguardados en el nutrido grupo de atletas africanos, que pronto se distanciaron en busca del récord de la prueba. En ese momento Villalobos y Hernández quedaron en compañía de Fran España y la liebre, el eritreo Kidane Tadesse, a la que se encargó pasar el medio maratón en 1:06:15. 

Los primeros parciales permitían ser optimistas. El paso por el km 5 en 15'34'' y por el 10 en 31'02'' (15'28'' el segundo 5k) suponía llevar un ritmo más rápido al previsto para hacer la mínima mundialista. Del 10 al 15, ya solo en compañía del eritreo Kidane Tadesse y de José Carlos Hernández, el parcial es de 15'34. Las buenas noticias continúan con un paso por el medio maratón en 1:05:42, 33 segundos mejor de lo previsto. Los ritmos hacen albergar esperanzas de que ambos atletas lograran la mínima mundialista. 

Pero no pudo ser. En el kilómetro 26 Pablo afloja el ritmo y José Carlos se va en solitario. Desde antes de pasar el medio maratón tiene malas sensaciones muscularmente y decide retirarse tras haber tenido una preparación atípica, con menos kilómetros de lo habitual debido a que no ha podido dar el máximo de sí por problemas en un tendón. A pesar de ello, los ritmos de las series y tiradas permitían ser optimistas.

Los atletas africanos no consiguieron el récord de la prueba pese a pasar la media por debajo de 1 hora 4 minutos. Ganó el debutante Lawrence Cherono con un tiempo de 2:09:40, lejos del récord actual (2:08:33). Tampoco José Carlos Hernández pudo con la mínima para Pekín al entrar en 2:16:54 tras un gran esfuerzo con más de 15 kilómetros en solitario.

Ahora llega el momento de recuperar física y anímicamente y fijar nuevos retos. El maratón es así de ingrato a veces.