Sígueme en #Youtube

martes, 6 de septiembre de 2011

Mi crónica de la maratón de Daegu

Ya estamos de vuelta desde Daegu tras otras casi 24h de viaje de vuelta, esta vez más ameno al viajar directos desde Seoul a Madrid y por la noche lo que hizo que fuera fácil para muchos conciliar el sueño.



Atrás quedaron dos semanas de convivencia en la Villa de Atletas, 9 días de competición, entrenamientos y una maratón.



Toca el momento de las valoraciones, no las que se hacen en caliente bajo el yugo de un "dead line" de publicación periodística y atento al número de visitas y comentarios, ni al calor de los comentarios a favor o en contra de aficionados y conocidos, sino el análisis del que espera mejorar y aprender de los errores para seguir adelante buscando nuevos objetivos.



Así que nos ponemos manos a la tarea con una pequeña crónica de lo que sucedió el domingo en las calles de Daegu.



Por la experiencia de los días previos y la dureza climatológica de algunos de ellos y también teniendo en cuenta el nivel de los rivales y las expectativas del equipo, había que acabar sí o sí, y en las conversaciones previas se intuían estrategias bastante conservadoras.



El domingo amaneció nublado… aparentemente fresco, ese frescor engañoso que te acelera el pulso a ritmos elevados. Ciertamente fue uno de los días más suaves pero ello no conlleva que las condiciones fueran ideales para una maratón, caso aparte unos superdotados como Abel Kirui que hacen 2h07 en estas condiciones, entre 24 y 26º de temperatura y humedad sobre el 60%.



Rafa y yo lo teníamos claro, ritmo sobre 3:15 el mil para intentar acabar en negativo y remontando en la parte final. Chema, para eso tiene sus galones, iba a arriesgar algo más, por lo menos hasta que se pusieran las cosas feas en el grupo de delante. Su objetivo: primer europeo.



La llegada a la zona de salida y el calentamiento fue estupendo, exceptuando que, con la inocencia natural de los coreanos, habían dejado al libre albedrío la ocupación de la zona de atletas en una carpa y cuando llegamos no teníamos ni camilla, ni colchonetas para descansar ni toallas del campeonato (había una para cada atleta) que ya habían arrasado algunos equipos como Etiopía que venían con todo el acompañamiento de atletas , técnicos, etc.



Mis padres anduvieron por allí aunque se despidieron antes de acabar el calentamiento para ir tomando posiciones por el circuito, igual que Alessandra y Diana Martin, compañeras de entrenamiento en Madrid con Antonio Serrano que, junto con otros entrenadores se ocupaban de las estaciones de avituallamiento más lejanas de la salida.



Me llamó la atención, por el calor previsto, muchos atletas calentando con chalecos refrigerantes… pero poco sentido si a la vez vas con chandal o mallas largas… se supone que buscas que no suba la temperatura corporal en exceso ¿no? Luego por lo visto los atletas kenianos utilizaron unos esprais de frío en los avituallamientos. Interesante, no me acaba de gustar el estar echándome agua encima a tope… se me encharcan las zapatillas y los calcetines y es incómodo y más pesado por eso hasta que me lo pude permitir, sobre el km30 sólo me echaba agua en los brazos además de las gorras con hielo que utilizamos.



Tomamos la salida, gran grupo, Rafa y yo a cola, Chema incrustado en un lateral, 3:18 el primer mil, el primero del grupo un par de segundos más rápido. Ya se empiezan a ver las cartas… a cola del grupo nos acompañan los estadounidenses, ingleses y rusos, más agresivos Coreanos y Japoneses al completo con la pléyade africana. Por los europeos: Chema, Pertile, Ionescu.



En la primera estación de agua, Gatorade y esponjas, km2,5, se produce el primer acelerón de la cabeza, sólo para tomar posiciones pero ese mil ya se va por debajo de 3:10 y nos cortamos. Son momentos de tener la cabeza fría ya que no hay fatiga, se va muy cómo a esos ritmos y es fácil cebarse y pensar que uno puede ir en ese grupo cabecero.



Ya en el primer avituallamiento, del km5, el gran grupo de cabeza nos aventaja en unos segundos lo que nos permite avituallar sin problemas y definir la carrera como habíamos previsto. 16:12 fue nuestro paso a medio camino de los USA y los ingleses.



Llegamos a la zona del lago y con una pequeña subida, después en la bajada nos lanzamos Rafa y yo con parciales sobre 3:10 y avanzamos unos puesto para superar a alguno de los americanos, al ruso y se nos enganchó el USA Mike Sayenko. 32:10, ya el grupo de cabeza se empieza a alejar pero queda mucha carrera y Rafa y yo en paralelo vamos cubriendo kilómetros.



Las sensaciones no son malas a esas alturas pero muscularmente no me veo bien, voy bastante "garrote" como si llevara más kilómetros de los recorridos.



En esto, sobre el km12 vemos un atleta tirado en el suelo, es Gebremarian, el favorito de los etíopes, luego nos enteramos que se paró por calambres, un mal día para uno de los favoritos, vencedor en su debut de la maratón de Nueva York nada menos.



En el parcial del 15km se descuelga Mike Sayenko y empezamos a ver como ceden del grupo delantero atletas ya casi en fila india, pronto empezaremos a cazar y a avanzar posiciones pero a partir de ahí la carretera pica suavemente hacia arriba y volvemos a parciales sobre 3:15.



A partir del avituallamiento del 15km comienzo a tener flato en la parte derecha, justo en la zona del hígado. No me perturba la respiración así que con dolor seguimos adelante hasta el km 20, 32:16 el segundo 10km, casi doblando, pero viene un momento de tensión ya que antes de comenzar la subida que rodea el lago Rafa me comenta que le acaba de dar un pinchado en el gemelo, y se pone nervioso, aparecen los fantasmas de su retirada en Berlín. Le informo que voy con flato fuerte así que hablamos de bajar algo el ritmo aunque ya estamos adelantando algún atleta.



El paso por la media por lo tanto no fue muy celebrado, pero los 1h08:02 nos daban ánimos al objetivo que teníamos de correr en negativo y poder hacer un 2h15 con el que preveíamos optar a estar cerca del top20 siempre que el flato, el gemelo y las fuerzas lo permitieran.



El parcial del 20 al 25 fue clavado a 3:15 con la zona de bajada del lago. Íbamos bien pero no sobrados. En esa zona nos cazó uno de los rusos y nos enganchamos a él, no nos sacaba de ritmo así que aprovechamos su rebufo.



En el siguiente avituallamiento, al segundo paso por meta, el km30 comenzamos a notar la fatiga, el ruso se nos escapó unos metros, su ritmo no era mucho más alto pero íbamos al límite. Empezaba la maratón y, por lo menos yo, no las tenía todas conmigo.



Al inicio de esa última vuelta, más corta, de unos 12kms, nos alcanzaron los ingleses desde atrás. Fue un palo ya que eran, hablando en términos de bolsa, nuestro soporte. El primero en alcanzarnos fue Webb, Rafa se intentó ir tras de él y yo mantuve el ritmo pero cuando me habían sacado unos 30 metros de ventaja Rafa comenzó a descolgarse, le sacaba de ritmo, el inglés iba muy fuerte como demostró llegando hasta el puesto 15º con un tiempo de 2h15:48 tras un paso por la media de 1h08:45. Alcancé a Rafa y me comentó que no iba bien, yo mantuve el ritmo y Rafa se quedó un par de metros.



Antes del 35km ya mis sensaciones no eran buenas, cazaba atletas, Rafa a unos metros tras de mi sin perder la referencia del todo, y el ritmo se mantenía sobre los 3:15/km pero ya desde el 32-33km notaba como se me dormían los antebrazos y me hormigueaban las manos, en Barcelona sólo me pasó los últimos 5km, pero había que mantener, faltaban 10kms, eso era mucho aún. Del 30 al 35km se me va el promedio a 3:17 y Rafa, aunque no muy lejos, sigue detrás cuando nos pasa el segundo inglés y se nos va.



Ya vamos de vuelta hacia la zona de meta y veo a lo lejos a Chema, no le ha salido bien su jugada más arriesgada que la nuestra. Le alcanzo sobre el km 38, Rafa nos sigue de cerca, pero las fuerzas me van abandonando, animo a Chema y me concentro en mantenerme en 3:20 que es el ritmo que llevo ya pero el pequeño puente sobre el río, una subida y bajada que casi no se notaba en la primera vuelta, me mata, sobre todo la bajada, muscularmente estoy muy tocado y me vengo un poco abajo, que quedo de Chema a la vez que Rafa nos alcanza y se van los dos hacia delante. Faltan 10 minutos de carrera y ya sólo pienso en llegar y no bajar el ritmo que ya está sobre 3:30 por kilómetro. Ya no cordino bien del todo, lo noto, los apoyos no son tan seguros y noto la destrucción muscular a cada paso y me tengo que concentrar mucho para mantener el ritmo.



Pierdo un par de posiciones ya que en el último 2km me adelanta un coreano al que habíamos pasado con anterioridad y en el avituallamiento del 40km la fatiga nos juega una mala pasada ya que Rafa se hace un lío y pilla el avituallamiento de Chema y Chema el mío así que cuando llego al puesto me llevó el de Rafa, pero a esas alturas ya me da igual, bebo un poco y me echó el resto por encima.



Los últimos dos kilómetros se hacen muy duros, a parte de la lucha física, la parte mental para mantener la tensión y seguir avanzando a ese ritmo, enfilo la recta de meta, veo a Chema y Rafa a lo lejos, es casi un kilómetro de recta, somos un reguero de atletas de uno en uno, veo la meta e intento acelerar algo, lo justo para que no me pille el americano por detrás, y nada más cruzar quiero parar por lo que me tiro al suelo y me abandono, no quiero contraer un músculo más, el resto ya tenéis las imágenes. No desfallecí ni perdí el conocimiento pero no quería hacer un movimiento más.



Muscularmente he acabado muy tocado, tanto por las malas sensaciones desde el inicio como por la destrucción muscular que se produce al acabar esos últimos kilómetros en esas condiciones, la analítica que me haga el jueves va a dar unos valores de CPK exagerados, quizás cerca del nivel de mi primera maratón en Sevilla.



Chema y Rafa están más enteros, preguntamos por el puesto, no tengo ni idea, me dicen que sobre el 30º, me abrazo a mis padres que me esperan junto a la valla y más tarde nos enteramos que hemos sido cuartos… Etiopía y Eritrea no han puntuado y hemos ganado a China por menos de un minuto, el podio para Kenia, Japón y Marrecos.



Ha sido un día difícil, no me he encontrado al 100%, muscularmente me faltaba algo de frescura, habrá que analizar qué habrá podido pasar, pero por lo menos ya hemos tenido la experiencia de una carrera de este nivel. Sea una buena referencia para el futuro, sobre todo para el próximo año si pudiera formar parte de la selección de maratón para los Juegos Olímpicos de Londres… pero para eso habrá que seguir peleando… la próxima maratón ya en febrero-marzo de 2012 si va todo bien.



Tras el viaje de vuelta una semanita sin correr y empezaremos progresivamente poco a poco con la vista puesta en ese objetivo. Empieza la siguiente cuenta atrás ;-)



Resultados completos cno los parciales: http://daegu2011.iaaf.org/ResultsByDate.aspx?racedate=09-04-2011/sex=M/discCode=MAR/combCode=hash/roundCode=f/results.html#detM_MAR_hash_f