Sígueme en #Youtube

lunes, 6 de junio de 2011

Mi crónica del 10.000m de Oslo


Vuelvo de Oslo con una sensación agridulce en muchos aspectos que intentaré resumiros antes de ponerme a contar con pelos y señales la carrera del sábado.

Por un lado dulce por el resultado por equipos: Campeones de la Copa de Europa, creo que por séptima vez y sólo una hemos estado, la selección española, fuera del podio, pero no por ello deja de ser meritorio. No tan dulce por mi resultado particular que esperaba haber estado, cronométricamente y por sensaciones, algo mejor.

Por otro lado dulce por la experiencia de competir en la ciudad escandinava, Oslo, en el Bislett Stadium, aunque remodelado, cuna de multitud de momentos épicos para nuestro deporte. Pero agrio por la organización de la competición que nos hizo pasar desapercibidos en una ciudad que ama el atletismo con unos horarios muy madrugadores, en un día aún laborable (sábado) que hizo que las gradas del estadio estuvieran prácticamente vacías, que no dispusiéramos del ánimo de público y que diera la sensación de que allí no se jugaba nada.

La Asociación Europea de Atletismo tiene que darse a si misma un toque de atención porque si nosotros mismos damos valor y apoyamos nuestras competiciones mandando equipos completos, promocionándolas entre los aficionados y las ciudades organizadores, estaremos cavando nuestra propia tumba y más aún en las pruebas de fondo que sabemos que, a nivel mundial, no viven su mejor momento a pesar de pequeñas lagunas como el récord europeo de Mo Farah en Eugene, pocas horas antes de nuestra prueba, con 26:46, delante de la marea africana, aunque él sea originario de Somalia y ahora entrene en los EEUU. Es el mundo que nos toca vivir.


A parte de estos prolegómenos llegaba a Oslo con muchas ganas. El último mes, después de Gijón, hemos entrenado duro, manteniendo un buen volumen de kilómetros y apretando las tuercas en cuanto a intensidad de las series como no hacía, prácticamente, desde el año 2008 cuando preparaba ese asalto a la mínima olímpica de los 5.000m de cara a Pekín.

Por supuesto los tiempos de las series no son los mismos, pero ha sido lo más aproximado en estos últimos años.

El horario de competición, a las 17:30 de la tarde, con más de 20 grados la sombra y un sol que calentaba bastante, además de algo de viento, quizás no fueron las mejores condiciones para hacer marcas interesantes teniendo en cuenta que una semana después en los Bislett Games, en ese mismo estadio, los horarios de competición para las pruebas de fondo comenzaban pasadas las 8 y 9 de la tarde-noche.

Pero bueno, pese a todo el planteamiento de carrera estaba claro. Estábamos el equipo español en la serie A que se planteaba con liebres a ritmo ligeramente por debajo de los 28 minutos. Mi objetivo era rondar los 28:40, mejor por debajo, y con casi 30 participantes en dicha serie sería importante colocarse bien y luego estar atento a los cortes.

La verdad es que tuve mucha suerte. De salida cogí pronto la calle libre detrás de Chema y Solís y aunque iba perdiendo posiciones porque muchos adelantaban por fuera, el ritmo del primer mil fue adecuado, 2:53, con toda la serie casi en fila india.

En el segundo kilómetro tocó el momento de colocarse en la fila. Remonté algún puesto y justo pillé el corte del que iba a ser segundo grupo firmando 2:48 en ese mil.

La cabeza, con unos 6-8 atletas, empezaba a destacarse con Chema entre ellos, el segundo grupo, aún muy grande, contaba con Rafa Iglesias entre ellos y yo en la parte de cola hasta que se rompió en dos y pasé a formar parte del 3er grupo que comandaban dos atletas holandeses y que mantuvieron la distancia con ese segundo grupo con parciales de 2:51 para el tercer y cuarto kilómetro.

Empezamos a cazar algunas unidades que caían del segundo grupo pero al cazar a uno de los franceses el ritmo se vino abajo cumpliendo el 5º kilómetro en 2:56 y la mitad de la prueba en unos interesantes 14:17.

En esos momentos la verdad es que me lo prometía felices ya que el parcial de 2:56 me había traído buenas sensaciones después de haber ido un poco “con el gancho” los últimos compases, pero al poco de pasar el km5 uno de los holandeses, el más fuerte, cambió fuerte de ritmo y se escapó. Yo iba en 3ª-4ª posición del grupo y reaccioné colocándome casi en cabeza pero ya se había escapado así que esperé una vuelta y cuando vi que su ventaja dejaba de aumentar (A ojo por supuesto) ataqué para irme a por él intentando no hacerle la carrera a ninguno de los que me acompañaban.

Nadie se me pegó y en poco más de una vuelta había cazado al Holandés que parecía que me esperaba un poco, pero ya se me habían hinchado las piernas más de lo que me hubiera gustado y me resguardé detrás de él con la intención de recuperarme. Del km5 al km8 marcamos un parcial de 8:47 y el Holandés me pedía relevos pero yo no me encontraba muy fino y no di relevos. Por delante Chema peleaba ya sólo con el Portugués por la victoria y Rafa iba en el segundo grupo casi luchando por el podio individual así que tenía que asegurar la victoria por equipos y no hacer florituras ya que ningún otro equipo tenía tres atletas por delante mía.

A pesar de ir resguardado la fatiga hacía mella y a falta de dos vueltas el holandés comenzó a acelerar mientras cazábamos algún atleta que caía de los grupos delanteros y yo empezaba a ceder metros, que no ritmo, ya que incluso la última vuelta pude apretar un poco pero lo justo para acabar por debajo de los 29 minutos, 28:59.12, y firmar el título por selecciones, pero sin haber cuajado una buena carrera.

Las sensaciones de todos fueron similares, a pesar de la MMP de Rafa Iglesias, no hacía un día espléndido para ello, todos esperábamos más a nivel cronométrico, entre 10 y 0 segundos menos, también las chicas, que comenzaron su prueba a las 18:15.


Un agradecimiento especial, lo merece, a Manuel Pancorbo, no sólo por ser un gran jefe de equipo atento a todo y a todos, sino por compartir en los descansos y en los rodajes que hicimos por Oslo, sus vivencias como atleta en una ciudad y un estadio del que guarda buenos recuerdos ya que en los Bislett Games corrí dos veces en 7:31 los 3.000m lisos, una de ellas convirtiéndose en recordman europeo que un año después fue batido por otro español, Isaac Viciosa, en la misma carrera y en el mismo estadio.

Por último aproveché para estrenar las ASICS Tarther en color verde y blanco (Y suela negra) imitando los colores de Extremadura, y con las que espero poder correr en la maratón de Daegu. Aunque si hace mucho calor/sol guardaré las blancas con las que corrí en Sevilla en febrero.



Resultados de la competición: http://ec10000m2011.no/results/
Lista de reproducción de Vídeos (Entrevistas) de la Copa de Europa de 10.000m: http://www.youtube.com/europeanathletics#p/c/74FDBE639B1406B8
Fotos de la Competición (RFEA): http://resultados.rfea.es/2011/fotos/2011_CpE_10000/album/index.html
Historial de la selección española en la Copa de Europa de 10.000m: http://www.rfea.es/historia/seleccion/al_CpE10000.htm