Sígueme en #Youtube

lunes, 13 de junio de 2011

Mi botín de la Feria del libro 2011




Siempre me he considerado lector compulsivo aunque con el paso del tiempo y con las obligaciones diarias me he convertido en lector de mesilla de noche (Y algún que otro viaje). También soy un lector caprichoso y de autores, a los que me apego (Murakami, Reverte, Asimov, Ian Stewart, Auel, Tolkien, …) y de ciertas temáticas: divulgación científica, novela histórica, biografías, algo de ficción pero no fantasía, aunque siempre abierto a sugerencias de otros lectores.

Cada vez más mi fechas señaladas, cumpleaños, reyes, … los libros son protagonistas, lo agradezco aunque se me acumule el trabajo sobre la mesilla ya que no dan mucho de sí esos minutos antes de dormir. Unos minutos en los que desconecto del mundo real y me sumerjo en otros mundos.

También es cita fija la feria del libro. Lo fue en su día la de Mérida y la de Cáceres cuando, con mis escasos ahorros, buscaba algún libro recomendado. Ahora en la de Madrid sigo el mismo ritual, paseo entre casetas, varios libros en mente, varias editoriales y siempre volver a casa con al menos un libro.

Hoy, el día de cierre de la Feria del Libro de Madrid, he cumplido con el trámite a pesar de llevar desde que abrió visitando el Retiro varias veces por semana, pero a la carrera… literalmente.

En la foto el botín de una tarde bien aprovechada (Gracias Oscar y Yolanda) y ahora a hacer malabarismos en la mesilla de mi cama ya que a veces me es difícil resistirme y tengo que estar a dos manos, o a dos libros, o más, dedicándoles mi tiempo a todos o haciendo pausas de uno a otro, según me enganchen.

Tras “La ligereza del Ser” de Franck Wilczek, una lectura densa sobre conceptos básicos de física, “Prohibido Aburrir (Y aburrirse)” de James D. Watson, una pequeña biografía dónde podemos encontrar algunos claros y oscuros de la organización de la ciencia y la vida de los científicos, y otra más práctica con “El economista camuflado”, ando a dos manos con “El error de Descartes” de Antonio Damasio, un tratado de neurobiología en el que me he metido de cabeza por culpa del gran Punset, y un regalo de cumpleaños de los que denomino Boomerang porque esperan mi lectura para volver a otras manos, con el último de Jean M. Auel: “La tierra de las cuevas pintadas”.

En la lista de espera, además de “Correr es vida” de mi compañero Chema Martínez, el enésimo de Ian Stewart “Baúl de los tesoros matemáticos” y otra de ciencia con “El gato de Schrödinger en el árbol de Mandelbrot” de Ernst P. Fisher además de las adquisiciones de hoy: “Momentos Estelares de la humanidad” de Stefan Zweig, “Qué significa todo esto” de Richard P. Feynman y “Deconstruyendo a Darwin” de Javier Sampedro.

Pero bueno, ahí no queda todo porque ya tengo apuntadas en la lista de próximas adquisiciones o préstamos los últimos de Murakami y Reverte y con ganas de "pillar" alguna lectura económica que no barata, de JL Sampedro.

PD: Y tal y como está el patio creo que es buen momento para buscar el tercer y último tomo de la "Historia general de las drogas" de D. Antonio Escohotado que no he podido conseguir aún y que me falta por leer ;-)


Creo que os voy a dejar y me voy a leer un rato ;-)