Sígueme en #Youtube

jueves, 3 de junio de 2010

Mi Crónica de La Rioja

Tenía pendiente mi crónica particular de la media de La Rioja y voy a saldarla tal y como he saldado otra cuenta atlética pendiente con esta preciosa ciudad española.

Allá por 1996 se disputó en Logroño, no recuerdo el lugar, el nacional individual y por federaciones de campo a través. De aquellas, júnior de segundo año, y con la referencia del nacional de clubes en el que fui 5º en un embarrado circuito en Palencia, me las prometía yo con la posibilidad de meter la cabeza para el Mundial de Cross de Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Las cosas no salieron como esperaba y un flato muy fuerte me dejó fuera de juego mediada la prueba en la que ya destacábamos en el grupo de cabeza unos 6-7 corredores que formaron el grueso de la selección, entre ellos dos de mi quinta, Higuero y Lozano.

De aquellas tenía una cuenta pendiente con Logroño y este pasado domingo me la quité con una buena carrera en su media maratón.

Pero antes de hablar de la parte agonística centrémonos un poco en la más hedónica con el recibimiento por parte de la organización que nos ganó a todos por el estómago con una cena en el mesón EGÜES donde nos trataron con exquisito mimo y pudimos disfrutar de su buena cocina hasta decir basta, y es que no paraba de salir deliciosa carne a la brasa de su cocina ;-)

Este año había algo de polémica por el cambio horario de la prueba de los sábados por la tarde a la mañana del domingo. Creo que el calor de las últimas ediciones apoyó la toma de decisiones además de no cortar la ciudad unas horas en las que hay mucho más movimiento, el sábado por la tarde, que el domingo por la mañana. De todas formas, a las 11 de la mañana que se dio la salida, ya el calor apretaba algo, sobre todo para los que tenían previsto acabar más allá de las dos horas de carrera. La organización deberá evaluar los pro y contras y, como le dije al director del Diario La Rioja, organizador de la prueba, tampoco se puede tener contento a todo el mundo, así que agradecerle el gran esfuerzo que hacen para la puesta a punto de esta prueba atlética que atesora ya casi 20 ediciones y un gran historial de participantes y ganadores.

Pero vamos ya con la carrera. Después de un buen desayuno, un café largo expresso recogimos los bártulos de las habitaciones, aunque nos dejaron luego volver a ducharnos sin problemas hasta las 2 y pico de la tarde que nos fuimos a comer (Algo que se agradecer para no tener que ir cargando con la mochila de un lado para otro después de la prueba buscando unas duchas) y nos fuimos andando todos los corredores de élite hasta la salida.

Dejamos la ropa en las instalaciones del periódico La Rioja y nos pusimos en marcha con el sol apretando ya, pero había bastante sombra en las calles que transitábamos. A las 11 en punto se dio la salida con unos 1000 corredores que, al contrario que en otras ocasiones, se colocaron rápidamente en la salida, sin empujones y sin retrasos.

La salida me la tomé con calma ya que es fácil que, con el ímpetu y la frescura de los primeros metros, la carrera se lance a unos ritmos muy por encima de lo normal. Pasados unos 200-300m vi que el ritmo de la cabeza, poblado ya por los atletas africanos, no era excesivamente alto así que me lancé a por ellos. Al girar en la rotonda y coger el sentido bueno al circuito el grupo de cabeza estábamos ya unos 7-8 atletas, Ríos y yo como representantes nacionales. Al poco ce paró el ritmo y yo que tampoco quería que nos durmiéramos me abrí y soin acelerar el ritmo me quedé en cabeza del grupo pasando por la zona de salida en primera poición. En el túnel un nuevo cambio de ritmo por parte de los eritreos, que finalmente partieron bien el bacalao, volvió a estirar el grupo y Ríos, el portugués Silva y yo cerrábamos el grupo haciendo la goma.

Al poco de nuevo un parón y de nuevo Villalobos a la cabeza para que no se bajara el ritmo de esos kilómetros y nuevo tirón por parte de Mesfin y así hasta que poco antes del kilómetro 4 un fuerte cambio rompió el grupo quedándonos Silva Ríos y yo descolgados aunque sin bajar el ritmo de carrera perceptiblemente.

A partir de ahí, sin que se escaparan demasiado el grupo de cabeza, empezamos a ver como perdían posiciones algunos atletas, el francés, el atleta keniano y finalmente Mesfin dejando a su compatriota Siom en solitario en cabeza.

Por mi parte las sensaciones eran muy buenas y pillar a los quedados me motivaba para lanzar algo el ritmo dándome algún relevo con Ríos mientras el portugués ya había cedido. Poco antes del kilómetro 8 alcancé al atleta keniano que marchaba en 3ª posición, Ríos cedió unos metros y veía a unos 15 segundos a Mesfin así que me animé a mi mismo y me lancé a por el eritreo dejando atrás al keniano que se intentó pegar y no pudo. Iba tomando referencias y veía como los segundos caían y cacé a Mesfin sobre el km11.

El eritreo es un hombre simpático y abierto, hace años, 6-7, que entrena en Madrid y por tanto hemos coincidido en multitud de pruebas. Le animé al llegar a su altura pensando que iba ya pinchando para que se pegara un poco y no perdiera más puestos y vaya si se pegó. En el km14 la pedí un relevo al que accedió pero en el 15 me puse de nuevo en cabeza pensando también en mantener el buen ritmo y en la marca final aunque en los kilómetros finales de la gran vía, con una ligera subida y el viento en contra los miles se nos iban por encima de 3:10 pero tenía la esperanza de correr por debajo de los 1h04:30 que me había previsto como mejor marca para ese día.

A partir del km18 empecé a sentir un poco de flato y bajé algo el ritmo con la intención de recuperar algo de fuerzas y poder disputar el final a Mesfin ya que veía que no iba tan mal e iba a ser un duro rival. En efecto, poco antes del km20 me lanzó un duro cambio de ritmo al que intenté responder pero se me escapó con su larga zancada unos 20-30 metros que aguantó hasta el final. Como lo llevaba a tiro me guardé sin que me abriera distancia pensando en acabar fuerte el último 500s, cosa que hice, pero él también y al final no le recorté nada. El final fue vivo como lo testifica el 3:10 que marqué en los últimos 1.097 metros.

Después de la llegada a beber, a recuperarse, saludos, entrevistas con radios y TV y la entrega de trofeos. Decidí irme al hotel dando un paso por la ciudad, con mi trofeo y mi mochila, y fueron muchas las muestras de cariño y felicitaciones de ciudadanos de Logroño en todo el camino.

Después de una reconfortante ducha fuimos a comer a una Tratoria cerca de la plaza del Ayuntamiento (Genial la comida) y disparados para Madrid que no había que pillar atascos.

Resultados completos
http://canales.larioja.com/maraton_larioja_2010/clasificacion-maraton-larioja-2010.html

Ahí os dejo los parciales de la carrera por miles y por tramos de 5km:

2:58.78
2:56.54
3:00.96
2:58.57
2:59.27
3:05.09
3:12.77
3:08.15
2:57.84
2:57.85
3:02.37
3:00.40
3:03.05
3:12.95
3:11.90
3:05.80
3:01.31
3:02.06
3:09.66
3:04.75
3:10.xx (21,097km)


5km 14:54.12
10km 15:21.70
15km 15:30.67
20km 15:23.58