Sígueme en #Youtube

lunes, 9 de diciembre de 2013

Me paso al zumo


Lo reconozco, nunca he sido muy "frutero", sólo le tenéis que preguntar a mi madre lo que ha sufrido para que, tras las comidas, cayera una pieza de fruta.


Bueno, con alguna excepción, los frutos rojos y algunas frutas de verano son mi debilidad: fresas, cerezas, melón, ...

El caso es que desde que conocí a Amaya y desde que convivimos entré en una nueva "dimensión frutal", ya que tanto ella como Tamara no fallan a su cita con el zumo de naranja (a veces con mandarina) cada mañana.

El ruido del exprimidor ya es un habitual en las mañanas, como el de la cafetera, con el que comenzamos el día, con la puerta de la cocina cerrada para no despertar al personal que aún duerme.


Por mi parte aún fallo a veces, más por pereza, o porque no me gusta arriesgarme a un poco de acidez los días de competición o de series fuertes, pero me reengancho con facilidad y más ahora que tenemos materia prima de primera calidad desde que colaboramos con la empresa www.naranjasconsabor.com


El caso es que muchas, cada vez más, me suelen pedir opinión sobre aspectos relacionados con el entrenamiento y la preparación para corredores y entre las preguntas más frecuentes suelen ser las relacionadas con la alimentación.

Siempre son preguntas un poco con trampa, de esas que sabes que el que te las hace ya tiene la respuesta en su interior, así que buscando aportarle algo en positivo suelo salirme por la tangente de recomendaciones de comidas, dietas o cosas de ese tipo, para lanzarme el "cuando".

Y es que el "cuándo" a veces es tan importante como el "qué".

Por ejemplo, algo muy básico en hábitos saludables de alimentación y entrenamiento, es intentar comenzar a reponer fuerzas lo antes posible tras un esfuerzo prolongado y/o intenso. Es en esos momentos cuando el organismo tiene mayor necesidad de recuperarse del esfuerzo y es cuando de una forma más rápida y fácil se absorberán los nutrientes de lo que tomemos reduciendo, además, el tiempo en que el cuerpo tira de sus propias reservas para recuperarse.

Podéis pensar que hay que tirar de productos especiales como geles, batidos, barritas, etc, pero en estos momentos el cuerpo tira de todo lo que puede y nos valen muchos productos que tenemos más a mano como frutos secos, higos, un pequeño bocadillo, unas piezas de fruta, unas galletas o cereales, etc.

La verdad es que a veces me lo tomo muy en serio, sobre todo en las preparaciones de maratón, a veces me sorprendo a mi mismo cuando aún estoy en el trote de 15-20' suaves tras un buen "tute" de series comiendo alguna barrita, pan de pipas, tortas de arroz y hasta alguna vez un mantecado, energía pura con azúcar, almendra, harina y huevo.

Salud y kilómetros ;-)