Sígueme en #Youtube

domingo, 8 de septiembre de 2013

Cultura deportiva

Hoy que la conciencia deportiva de los españoles está a flor de piel despellejada por la decepción de Madrid 2020 creo que es un buen momento para lanzar una pequeña reflexión sobre unas palabras, un concepto, que creo que utilizamos en exceso cuando muchas veces no nos podemos aplicar a nosotros mismos.

La "Cultura Deportiva", ese concepto que nos arrogamos muchas veces los deportistas y aficionados al deporte, ese ingrediente que falta realmente para que el deporte sea visto en nuestro país como algo, no sólo positivo, sino imprescindible para nuestra sociedad.

Muchas veces criticamos el carácter "futbolero" predominante en nuestro país, yo el primero, pero ¿qué diferencia hay entre ellos y nosotros? A cuantas competiciones de otros deportes que no sea el nuestro asistimos, cuantos periódicos o publicaciones de otros deportes que no sea el nuestro leemos.

Tener cultura deportiva no es preocuparse sólo por nuestro propio deporte.

Cultura deportiva es valorar, interesarse y respetar los resultados de todos los deportistas, desde el primero al último, de todos los deportes: paralímpicos y olímpicos, invierno y verano, olímpicos y no olímpicos.

Cultura deportiva es saber que pagando la entrada a un evento deportivo, asociándose a un club de tu deporte o de tu barrio, estás apoyando ese deporte.

Cultura deportiva es asistir a aquellos grandes eventos deportivos de gran nivel que se celebren en tu ciudad porque sabes que disfrutarás del mejor deporte.

Cultura deportiva es ser capaz de diferenciar entre un evento deportivo creado para llamar la atención de la prensa, y una competición en la que hay detrás el esfuerzo y dedicación de decenas, centenas o miles de deportistas, entrenadores, clubes, ...

Cultura deportiva es disfrutar con el deporte aunque no compitan tus amigos o los representantes de tu país. Por el placer de ver una gran competición.

Cultura deportiva es que un medallista olímpico no tenga que mendigar una ayuda para poder preparar su próximo ciclo olímpico y, encima, que no haya nadie, ninguna empresa que lo aproveche.


Fomentemos esa cultura deportiva y no habrá que soñar con unos Juegos Olímpicos para "salvar" el deporte.