Sígueme en #Youtube

miércoles, 4 de noviembre de 2015

El dopaje, de la trampa deportiva al delito y la estructura mafiosa

Hace unos días, como ya os conté en el Blog, nos enteramos por la prensa de la descalificación del Mundial de Daegu del maratoniano marroquí por irregularidades en su pasaporte biológico lo que nos daba al equipo español, Maruecos fue 3ª en la Copa del Mundo en dicho campeonato y España cuarta, la medalla de bronce.

Ni Chema ni Rafa ni yo tuvimos ninguna sensación de fracaso por ese 4º puesto en Daegu por equipos, es más, fue un éxito ya que puntuaban tres atletas, cumplimos ls tres y mejoramos un 7º-8º puesto que nos correspondía sobre el papel superando a naciones como Eritrea, Etiopín, Uganda, ...

Sin embargo es complicado asimilar estas situaciones cuando se cruza la trampa del dopaje. Os cuento mis sensaciones en este pequeño corte de radio elaborado por la Agencia Estatal Antidopaje

                     

Pero algo que podemos considerar como una trampa deportiva y que se soluciona con una descalificación, por desgracia a veces va mucho más allá. El dopaje es negocio, negocio deportivo para deportistas, entrenadores y preparadores físicos, para presidentes de clubes, federaciones, pero un negocio muy rentable para médicos, traficantes de sustancias dopantes y el tráfico negro e ilegal.

El tráfico de sustancia dopantes, que son peligrosas para la salud, supone ya un mercado global en el mundo tan grande como el de las drogas o las armas con el plus de que en muchos paises su tráfico aún ni siquiera está penado como delito. Como tal negocio se conportan de manera que intentan incentivar su consumo con excusas como: No es tan malo para la salud, lo hace todo el mundo o falacias de ese calado que se las cree el que quiere creerlas.

Por ello cada vez más se generan redes o entornos con una orientación delictiva o mafiosa en cuyos tentáculos están esos deportistas dopadores, entrenadores sin escrúpulos, camellos de gimnasio, que provocan situaciones como lo que le sucedió al remero rumano Andrei Banica en su club de traineras en España dónde acudió en busca de la glria deportiva y se encontró con la cara más oscura del deporte y de la vida. No os lo perdáis cuando estos días se inicia la vista oral del juicio en el que ha tenido que participar como testigo protegido para poder llevar algo de luz a un asunto tan sucio con su sacrificio y riesgo personal. Y es que el dopaje a veces tiene más forma de "mafia delictiva" que de ayuda ergogénica como algunos lo quieren vender.