Sígueme en #Youtube

martes, 27 de octubre de 2015

Bronce tardío para el equipo español de maratón en Daegu 2011

Hoy nos cae una noticia de esas que no te esperas, salta la información a través de EFE de que el maratoniano marroquí Abderrahim Bouramdane ha sido suspendido por anormalidades en su pasaporte biológico y anulados sus resultados desde 2011 por lo que al haber sido 4º individualmente en esa carrera y el equipo marroquí 3º de la Copa del Mundo, justo delante nuestra, paso a avanzar un puesto individual, de 30º a 29º y, lo más importante, un puesto en la clasificación por seleciones de la Copa del Mundo, de 4º nos subimos al podio con el bronce, 3er puesto, sólo superados por Kenya y Japón.



Las sensaciones son contradictorias, en Daegu la IAAF hizo un experimento en la lucha contra el dopaje, todos y cada uno de los casi 2000 atletas que tomamos parte en dicho campenato nos sometimos a análisis de sangre y orina para control antidopaje, estas muestras serían congeladas para poder analizarlas a posteriori años después.

Me alegra y espero que ese, entre otros datos, hayan servido para poder "cazar" y "sancionar" a Abderrahim Bouramdane (Podéis darle las gracias en su Twitter @AbdeBouramdane)

Ahora sólo me resta esperar dos cosas:

1- Que la IAAF me envíe la medalla de bronce de la Copa del Mundo, igual que a mis compañeros Chema y Rafa, para que podamos enseñársela a nuestros hijos/as.

2- Que nos resarzan a nivel económico la diferencia de premios en metálicos que hay entre el 4º y el 3er puesto en la Copa del Mundo de maratón.




Pero ahora, más allá de darle vueltas lo que me apetece es recordar esos momentos. Fue un campeonato muy especial para mi, mi primer mundial al aire libre, y con una dificultad extraordinaria al disputarse en extremo Oriente.

A Daegu sólo viajamos 3 maratonianos, aunque había más españoles con marca mínima para completar el equipo (José Carlos Hernández y Jaume Leiva). Era mucho riesgo llevarnos sólo a 3 y dar ventaja a nuestros potenciales rivales. En la Copa del Mundo puntuaban 3 atletas en meta (Suma de tiempos) y creo que estaba claro que, a nivel individual, salvo alguna opción de Chema Martínez para hacer finalista, no había muchas opciones.

Desde el principio Chema, Rafa y yo nos confabulamos para luchar por el resultado de equipos. No era descabellado, aunque casi todos los equipos potentes (Kenya, Marruecos, Japón, Eritrea, Uganda, Etiopía) traían 5 atletas, la dureza del maratón jugaba a nuestro favor y había que estar a la expectativa para enganchar un buen resultado.

Chema, por su experiencia y fiablidad, arriesgó más en carrera, pero supo pelear por el equipo y sufrir hasta el final cuando vio que las fuerzas no le acompañaban, y Rafa y yo, a pesar de no tener nuestro mejor día, planteamos la carera 100% para asegurar que llegábamos a meta y puntuábamos para el equipo. Nos hubiera gustado encontarrnos mejor y haber ganado un minuto en la segunda media corriendo en negativo y haber peleado por entrar entre los 20 primeros del mundo, pero las fuerzas dieron para lo que dieron.

Estoy muy orgulloso de esa carrera porque lo di todo para llegar a meta. Sólo hay que recordar las imágenes.






Y ahí os djo la crónica de la prueba escritra al poco de llegar de Corea del Sur en septiembre de 2011.

http://pablovillalobosextremadura.blogspot.com.es/2011/09/mi-cronica-de-la-maraton-de-daegu.html


La pena es que después las cosas se torcieran, la salud no me acompañara con un nuevo brote de hipertiroidismo que se inició tras correr el Mundial, quizás por el sobreesfuerzo realizado ya que mi hipertiroidismo es de origen autoinmune, y tuviera que olvidarme de la carrera olímpica hacia Londres 2012.

Pero años después, aquí seguimos disfrutando, a pesar de que a nuestros dirigentes les ciegue el presupuesto y tengan una memoria tan corta y una mano tan dura para poner mínimas y criterios de selección.